La Pluma del Conocimiento

La Pluma del Conocimiento

 
 

 

Reflexiones sobre la vida y la muerte (II)

Mario León (*)

 


 

¿No es interesante continuar reflexionando sobre esos temas? Al menos, este servidor cree que sí. Pareciera que los medios de comunicación masiva del mundo de los tiempos actuales se ocuparan más que antes en mostrar casos de muerte. No queremos decir que antes no hubo guerras que causaron muchas muertes. En nuestros tiempos las muertes son motivadas por otras causas. Las causas de las guerras son ahora moderadas por instituciones internacionales, aunque no muy eficazmente, como sería el deseo de quienes deseamos la paz. Pero ahí van trabajando y se tendrá la paz.

CONCEPCION MATERIALISTA DE LA MUERTE

Sabemos que el ser humano está hecho de dos naturalezas. En consecuencia, deberíamos pensar en dos clases de muerte. Es decir, la muerte de las dos naturalezas. Claro que la muerte visible es la muerte de la naturaleza física. Cuando a un ser humano le llega la muerte, cada naturaleza vuelve a su lugar de origen. El cuerpo a la tierra y el alma al reino espiritual. En el caso de un bahà'ì, según la Ley de Funeral. Sus "restos" o sea su cadáver no puede ser trasladado a más de una hora de viaje. No debe ser cremado ni embalsamado; se lo baña; se envuelve en tela de seda blanca; se lo coloca en un ataúd de buena madera, o de cristal, o de mármol o piedra según las posibilidades; se lee la Oración para el Funeral y se lo entierra preferentemente bajo tierra para que pueda descomponerse lentamente siguiendo el mismo proceso de su composición.

EL SISTEMA FILOSOFICO MATERIALISTA QUE FORMÓ GENERACIONES

Como sabemos en nuestros tiempos se está cosechando los frutos de las generaciones que ese sistema preparó en el lapso de casi un siglo. El sistema ya no opera como tal, pero ahí tenemos los frutos. Generaciones que fueron formadas sin el TEMOR DE DIOS. Algunos amigos recordarán que para pertenecer a este movimiento no había que creer en la existencia de Dios. Consecuentemente el hombre no creía en la existencia del alma o espíritu, que la "religión era el opio de los pueblos". Como la Religión, desde luego, la verdadera forma la moralidad, la ética y en general, los valores espirituales del hombre, la humanidad sufre hoy, la escasez de dichos valores.

Hoy, se acepta la muerte física. Que la existencia termina con ésta y en este mundo. Entonces para qué pensar en la honradez, la confiabilidad, la veracidad, la justicia, el amor, etc., cuando lo que hay que buscar es satisfacer este cuerpo en esta vida, a como dé lugar. No es malo matar, robar, engañar, falsificar, mentir, asaltar, prostituirse, etc. Hay "corrupción", pero sólo cuando se trata de cosas materiales. Cuando en realidad, el alma humana es la que está corrompida. Por eso no hay jueces, ni policía, ni cárceles que corrijan la corrupción. Porque el alma es la que está corrompida.

¿QUÉ HAY DEL ALMA? ¿ES TAMBIÈN SUSCEPPTIBLE DE MORIR?

Cuando Su Santidad Cristo predicaba Su doctrina, le preguntaron a quién se debía temer. Él respondió que no debían temer a quienes matan el cuerpo, que más bien temieran a aquel que es capaz de destruir el alma y el cuerpo en el infierno.

Cada día muere alguien, pero quienes atestiguan dicha muerte piensan que el cuerpo muere, pero que su alma se va "arriba". Un candidato que había sido elegido Alcalde de su pueblo, al ser felicitado públicamente ante las cámaras de la televisión levantó la mirada hacia el vacío cóncavo que "cubre" el techo del planeta azul dijo: "Gracias a mis padres que de allá me están mirando. Sin la ayuda de ellos no hubiera sido posible mi triunfo". La idea es que el muerto en alma y cuerpo está en algún lugar y desde allá esta mirando el mundo de los vivientes. Pero según las palabras de Su Santidad Cristo, algunos...han muerto en cuerpo y alma.

¿QUIÉNES SON LOS VERDADEROS MUERTOS?

Su Santidad Cristo dijo; "Deja que los muertos entierren a sus muertos" .Es que cuando Él vino encontró al mundo humano, muerto de verdad. Es decir, muertos de alma. Que Él vino a resucitar sus almas no sus cuerpos. Pues, qué ventaja habría, en la resurrección de los cuerpos cuando el día que les toque morir van a volver a morir, igual que los ciegos que vuelven a ver, los sordos que vuelven a oír, o los paralíticos o los leprosos

Cuando Su Santidad Cristo anunció Su misión, pocos le escucharon y le aceptaron y lograron "resucitar", pero la gran mayoría, especialmente aquellos que cómodamente existían del fruto de sus iniquidades e injusticias no lo hicieron. Le rechazaron, le persiguieron y finalmente lograron darle muerte.

La gente de esos tiempos comentaba: "Los muertos son resucitados y a los pobres es anunciado el evangelio", como decir, los poderosos, los ricos, los mandamases, son resucitados, claro, quienes escucharon el mensaje de Cristo y cambiaron de actitudes y abandonaron sus conductas. Por eso se tildó a la riqueza como culpable de la "muerte" y Cristo elogió la pobreza.

            LA HISTORIA SE REPITE

Cuando a su tiempo Su Santidad Muhammad se levantó con el mensaje de Dios la condición espiritual del mundo era similar a la de Su Santidad Cristo. Con el agravante que a El le tocó un lugar poblado de gente mucho más salvaje. Le rechazaron y persiguieron con el fin de darle muerte. Igualmente, con Su Santidad El Báb, quien fue perseguido y finalmente fusilado. A su tiempo, a Su Santidad Bahá'u'lláh, igual o peor, Le persiguieron durante 40 años de Su preciosa vida, y siendo aún prisionero de los "muertos" ascendió en Tierra Santa.

            DIFERENCIAS ENTRE EL CUERPO Y EL ALMA

Sabemos que el alma no está constituida de los mismos elementos que el cuerpo. De ser así, la percibiríamos mediante nuestros sentidos. Como tal, no ocupa espacio. No "sube" ni "baja", ni "entra", ni "sale". No comprendemos su movimiento. No hay mente que lo comprenda ni lenguaje que lo describa. Nos imaginamos, según nuestras experiencias y conocimientos de este mundo material. Es que el alma, luego de "separarse" del cuerpo pasa a otro plano. Un plano totalmente desconocido para nosotros. Sólo imaginamos que está "arriba". Siempre que hablamos de un difunto miramos "arriba". Los cristianos dicen que Dios está ahí "arriba" y que Cristo está "sentado" al "lado derecho" de Dios. Y que desde allí va a venir... pues El "subió" en cuerpo y alma. Muchas personas aceptan este dicho como un dogma de la doctrina y sostienen que para Dios nada es imposible. Mientras otros siguen creyendo que es imposible que el cuerpo de Jesús haya "subido". Unos se conforman con dicha respuesta, otros, siguen diciendo que Cristo no "subió" ni "bajará" del "cielo".

No  sería aplicable, entonces utilizar los significados de los términos "subir" y "bajar" que tienen otras acepciones: Subió el dólar; subió o bajó el oro; El Capitán subió al grado de Comandante; El príncipe heredero subió al trono; El Ejecutivo ascendió a Gerente, etc. etc. Seguiremos reflexionando en los próximos comentarios…


 

 


(*) Profesor. Escritor y Poeta. Miembro de la Comunidad Bahá'í de Puno, Perú. 

E-mail: 

fabianmario17@latinmail.com

fabianmario92@hotmail.com


 

Página anterior

Índice

Página siguiente